Skip to main content

«Hasta ahora, las soluciones de videoconferencia no tenían una validez legal probatoria»

Entrevista publicada en CSO España el 29 de Marzo de 2022
Por Mario Moreno/ Imagen: Juan Márquez

Víntegris nace en 2004 en Barcelona como integrador de sistemas de tecnología de terceros especializado en soluciones de ciberseguridad. Pero, debido a las tendencias del mercado y a requerimientos regulatorios, cuenta Javier Bustillo, director general de la compañía, en 2016 se convierte en prestador cualificado de servicios de confianza con su propia plataforma en la nube. Esta se basa en garantizar la validez probatoria de los procesos e identidades digitales. “Esto nos permite crear un alter ego digital seguro”, expresa.

¿Cómo ha sido el recorrido histórico de la organización hasta llegar a ser un jugador basado en firmas digitales e identidad?

Víntegris es una compañía familiar de origen catalán que empezó con su recorrido TI alrededor de tres o cuatro clientes emblemáticos de banca. Al cabo de cuatro o cinco años se construyó una serie de aplicaciones en base a esos desarrollos con estos usuarios. Una en particular, con arquitectura cliente-servidor, se licenció y se empezó a comercializar ya en distintos sectores. Hace ya seis años, con un cambio a arquitecturas SaaS se empieza comercializar la solución en nube conocida como nebulaSUITE. Además, en 2016 la empresa se erigió como un prestador cualificado de servicios de confianza sobre la normativa eIDAS, lo que le ha dado esta característica especial a un fabricante de software en la nube. A día de hoy, operamos mayoritariamente en España y apenas el 5% de nuestra facturación viene de fuera. Pero tenemos el objetivo claro de internacionalización debido, precisamente, a esta certificación eIDAS, que tiene validez europea.

¿Qué han supuesto los años de pandemia para la aceleración del negocio y de la adopción de los procesos de firma e identidad digital?

Como empresa, y para las 70 personas que estamos en Víntegris, ha supuesto una transformación total de la manera en que hacíamos las cosas, incluso hemos cerrado y abierto las oficinas y ha cambiado el modelo contractual con los trabajadores. El 95% de ellos ha optado por un modelo híbrido en el que eligen el porcentaje de tiempo que quieren estar de manera remota. Además, estamos incorporando talento en otras ciudades, lo que permite la creación de un grupo multidisciplinar que ayuda a esta digitalización.

Por otra parte, hemos visto una serie de cambios a lo largo de estos dos años, tanto en la práctica como legales, en los que incluso se permitió la videoidentificación como método válido durante el confinamiento y que, luego, se ha convertido en un Real Decreto que ha conformado lo que algunas empresas ofrecemos. Esto va a cambiar la manera en la que los ciudadanos nos relacionamos con las administraciones y en cómo nos relacionamos empresarialmente. La capacidad de poder hacer transacciones e identificaciones de manera remota y la capacidad probatoria están cambiando muchos procesos.

La solución que Víntegris ha dispuesto a este respecto se llama nebulaSUITE. ¿En qué consiste?

nebulaSUITE es una plataforma de soluciones SaaS que se compone de herramientas para la emisión, centralización, gestión, verificación de identidad, autenticación, etc. Además, dispone de un servicio de asesoría para los flujos digitales. En particular, este Real Decreto, que se aprobó en mayo de 2021, nos ha permitido a los prestadores cualificados de servicios de confianza, que además somos fabricantes de software, ser de las primeras empresas en España en prestar este servicio con este tipo de características en función del sector y del caso de uso. Esto cambia la forma de proceder del ciudadano; desde renovar el DNI en forma remoto a cambios en el padrón… Estamos trabajando también en el entorno de justicia para incorporar la videoidentificación y que se puedan realizar juicios en remoto de una manera eficaz. Además, la utilización de esta tecnología es muy potente para evitar el fraude.

¿De qué manera reduce las cotas de fraude? Varios estudios dicen que, por ejemplo, el fraude bancario asciende en cotas del 3.000%.

Una de las cosas que hay que entender desde el principio que las soluciones de videoconferencia que había hasta ahora en el sector bancario o en muchos otros no tenían una validez legal probatoria, lo que significa tener la capacidad de hacer transacciones y crear un ego digital de la persona que está al otro lado. Esto ha sido recogido en la ley que, con las exigencias del Centro Criptológico Nacional (CCN), ha definido las características de las tecnologías y los procesos que hay que poner en marcha. Entre ellas están la utilización de biometría facial, la captura de documentación vía OCR y la comprobación de determinadas características de esa documentación, además de una prueba de vida aleatoria en tiempo real, ya sea pestañear o girar la cabeza, etc. Con toda esa información se hace una consulta a la base de datos de la Policía Nacional para verificar que es coherente. Este tipo de cosas solo las podemos hacer los prestadores por ley. Además, tenemos la exigencia de salvaguardar todo esto durante 15 años. Todo este conjunto de procedimientos son los que permiten la habilitación de un prestador como una entidad capaz de crear un alter ego digital.

"Víntegris tiene el respaldo tecnológico y legal para asegurar que lo que exista en el metaverso está representado en la vida real"

¿Ha supuesto la legislación un retraso para llegar al estado actual?

Lo normal en tecnología es que la legislación, que es compleja, vaya siempre un poco por detrás de la evolución. Pero este ejercicio que se ha hecho en Europa, y acelerado por la pandemia, ha tenido sus beneficios en algunas áreas como esta. Desde luego, tanto el regulador como determinados organismos han estado trabajando a contrarreloj. No va tan rápido como nos gustaría a los usuarios finales, pero hemos avanzado mucho, y proporcionalmente, en los últimos dos años. Precisamente porque estas tecnologías transforman las sociedades, la normativa va a tomar cada vez más relevancia.

El futuro metaverso, que ya se está desarrollando, está muy relacionado con las identidades digitales. ¿Cómo ve este entorno?

El metaverso puede utilizarse para muchas cosas, desde jugar hasta recrear entornos de simulación o de colaboración. Pero, cuando hay una representación virtual de algo real donde puede haber transacciones con dinero y que afecta a empresas y personas físicas, tiene que existir una identificación unívoca entre la identidad real y el alter ego digital. Precisamente este vínculo es el que puede proveer un prestador como Víntegris porque tiene el respaldo tecnológico y legal para crear, mantener y asegurar que lo existe en el metaverso está representado en la vida real.

Bruselas está discutiendo en el Parlamento Europeo (PE) una nueva ley de datos con el objetivo de defender la información de las empresas y ciudadanos comunitarios frente a los gigantes estadounidenses. ¿Qué opinión tiene al respecto?

Me parece bien el perfil proteccionista que está tomando la Unión Europea (UE) frente a la aproximación que tienen otro tipo de compañías fuera del continente en lo que respecta a la privacidad de las personas y a la explotación de los metadatos que definen su comportamiento para hacer dinero. Creo en la privacidad y en el respeto a esa privacidad y estoy más inclinado a lo que se está construyendo aquí que al liberalismo que se defiende en otras geografías, esencialmente en aquellas en las que hay multinacionales más poderosas.

Solo el 5% de la facturación de la compañía procede de fuera de España aunque está presente en varias geografías. ¿Qué proyecto de internacionalización está llevando a cabo?

Víntegris fue adquirida hace dos años por un grupo suizo, Euronovate, que es especialista en biometría. Dentro de nuestro porfolio hemos introducido la propiedad intelectual de este grupo en lo que tiene que ver con la parte de los dispositivos de captura biométrica y de firma digital tanto a nivel de hardware como de software. El core de nuestra solución, nebulaSUITE, está siendo traducido a siete idiomas y va a quedar liberado en junio de este año porque nuestro objetivo de cara a 2023 es abrir oficinas en cinco países: Inglaterra, Francia, Reino Unido, Italia y, posiblemente, Grecia. La idea que tenemos es pasar a cifras de negocio de un 35% en tres años en estos enclaves.

Leave a Reply